Dolor de espalda

Una persona es tan joven como lo es su columna vertebral

J.H. Pilates

Pilates para el dolor de espalda

La posición bípeda que los humanos hemos adoptado al largo de la evolución no está preparada para mantener posiciones sedentarias durante horas y horas cada día.

La musculatura se atrofia y las estructuras óseas no desarrollan la función para la que se habían adaptado a lo largo de los años. Se produce una mayor presión en los discos intervertebrales, rigidez isquiotibial y pélvica y debilidad de glúteos, cosa que favorece el dolor de espalda recurrente, contracturas, etc.

Pilates está especialmente indicado para todos estos problemas de espalda que pueden ir apareciendo con el tiempo, tales como hernia discal, ciática, lumbalgias recurrentes, escoliosis

Fortaleciendo y flexibilizando la columna obtendremos mejoras duraderas a largo plazo.

Es tan efectivo porque trabaja sobre los desequilibrios estructurales del cuerpo, ya sea por malas posturas, falta de fuerza, de flexibilidad o de control en los músculos responsables de la salud de la espalda.

Lo que buscamos es mantener la espalda en el mejor estado posible sea cual sea la condición física inicial de la persona: por su propia naturaleza, los ejercicios de Pilates proporcionan control y equilibrio lumbo-pélvico, asegurando la estabilidad vertebral y permitiendo a la columna soportar cargas cuando estamos trabajando o realizando actividades deportivas.

No sólo perseguimos la desaparición del dolor, sino disponer de un bienestar físico óptimo que nos permita retomar actividades cotidianas o deportivas que creíamos no poder volver a hacer.

Comparte si te gusta:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies