Prótesis de Rodilla

La sustitución de los huesos de la rodilla y la colocación de una prótesis está indicada cuando el grado de deterioro de la articulación y el dolor que produce impide que la persona camine, hasta llegar a ser incapacitante.
La causa más frecuente de lesiones articulares es la artrosis, proceso que puede verse acelerado por traumatismos repetidos en la articulación en actividades laborales o deportivas.

Este tipo de operación suele cambiar la morfología de piernas a genu recorvatum (híper extensión de rodillas), y este cambio repentino de postura facilita a su vez la aparición de dolor de espalda baja. Enfocaremos la sesión de Pilates a mitigar toda esta cadena de consecuencias negativas.

Gracias a la prótesis, la persona habrá recuperado movilidad, pero tendrá que aprender a controlar la híper extensión de rodillas en todos los ejercicios. Son sesiones donde se da especial importancia al control del movimiento.
A partir de aquí, con la práctica regular del Método Pilates conseguimos trabajar el cuerpo con patrones de movimiento correctos, estabilizando y equilibrándola musculatura globalmente con especial atención al tronco inferior. Se corrigen los desequilibrios musculares causados por la colocación de las prótesis, previniendo así las molestias lumbares que esta pueda causar.

Comparte si te gusta:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies